Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, Monóvar - Pregon 75 aniversario


   
  Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, Monóvar
  Pregon 75 aniversario
 
Pregón conmemorativo 75 aniversario

Buenas noches a todos y gracias por acompañarnos en tan significativa y extraordinaria celebración.

- Sr. Cura Párroco y Consiliario, D. Enrique Abad
- Sr. Vicario, D. Harold Mauricio Delgado.
- Sr Alcalde de Monóvar, D. Natxo Vidal
- Sra. Concejal de Cultura Dña. Julia Tortosa
- Sr. Presidente de la Junta Mayor de Cofradías de la Semana Santa de Monóvar, D. José Ríos,
- Presidentes y miembros de las respectivas Juntas de Gobierno, hermanos y hermanas en la fe, señoras y señores, amigos todos.
Paz y bien.

Aunque lo importante esta noche no es quien pregona, sino qué se pregona, concededme unos minutos para confesaros que ni en el más recóndito lugar de mis sueños, podía imaginar que hoy estaría en la Parroquia donde recibí el Espíritu Santo a través del bautismo, conmemorando el 75 aniversario fundacional de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad.

Una Cofradía que caló en mi vida en 1982, cuando vestí por primera vez una túnica cofrade, y que desde entonces, reconozco me ha aportado más vida de la que me ha quitado.

Que a nadie se le escape que para el que les habla, estar ante vosotros sobre este ambón pregonando 75 años de fe y devoción a la Virgen de la Soledad, es un trago duro. Quiero pensar que para quienes no están acostumbrados a hablar en público, como es mi caso, debe ser normal este nudo en la garganta que me llega hasta el pecho y que trataré de sobrellevar dejando correr mi palabra únicamente al compás del corazón, desde los sentimientos impresos en mi memoria y desde mi propia experiencia de Dios.

Hoy, con el carnaval todavía por llegar, me dispongo a hablar de Semana Santa. Y con los aquí presentes como testigos, vengo a describiros, (si la emoción me lo permite), la nobleza de una Cofradía Monovera, que camina con humildad, derramando su convicción cristiana, su alianza con la historia y las tradiciones que han ido pasado de generación en generación.

Quiero compartir esta noche con vosotros los momentos singulares de esta septuagenaria Cofradía. Permitidme entonar un canto de alabanza a la perfecta discípula del Señor, la Santísima Virgen de la Soledad. Dejadme caminar por su senda, ser testimonio luminoso de su amor, su ternura y misericordia.

75 años de devoción a la Virgen de la Soledad, 75 años de rezos y plegarias, de vida cristiana y cofrade. Eso es lo que este año celebramos.

Hoy me propongo ensalzar la grandeza, la historia y la devoción de una Cofradía y su imagen Titular, cuyos inicios se remontan al año 1941, cuando un grupo de socios y simpatizantes de la sociedad “los Consejeros” acordaron y propusieron, con el permiso del Sr. Cura Párroco D. José María Amat, la reorganización de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad.

Para tal fin se iniciaron gestiones encaminadas a recoger los enseres pertenecientes a la misma, así como a la reconstrucción de la imagen Titular, de la que, como consecuencia de los desmanes de la guerra civil, solo se pudo recuperar su Santa Faz.

Dos años más tarde, un 31 de enero de 1943, reunidos en la Sacristía en presencia del Sr. Cura párroco D. José buhigues Asencio, se procedió formalmente a la constitución de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad de Monóvar.

Desde entonces hasta nuestros días, muchos nombres propios han pasado a formar parte de su historia; Joaquín Palomares, Marcial Marhuenda, Francisco Marín, Enrique Corbí, Enrique Mira y José Amat, abrieron este capítulo, al ser los miembros de la primera Junta Directiva y quienes recibieron el encargo de formar y dotar a la Cofradía de enseres, cofrades y cuanto fuere necesario para poder procesionar.

Nunca los principios son fáciles, y en esta ocasión no hubo excepciones. Con todo por hacer, una buena planificación fue más que necesaria para lograr tal fin. Para la adquisición de las telas y confección de las vestas, hubo que organizar varios actos benéficos tales como una función teatral y varias rifas. Pese al esfuerzo realizado y no disponiendo de capital necesario; Enrique Mira, Isidro Gran y  Antonio Palomares, voluntariamente pusieron a disposición de la Junta Directiva la cantidad necesaria para cubrir el presupuesto. Capital que fue reintegrado, según la recaudación, que por cuotas se aplicó a los 47 cofrades fundadores que en 1943 formaban la Cofradía.

El Manto de la Virgen y el Estandarte que abre paso procesional, fueron adquiridos por la Cofradía los años 1945 y 46, y su confección y bordado fue encargado a las Sras. Dña. Remedios Rico, Dña. Catalina Maestre y Dña. Elena Albert, junto a las alumnas del entonces Convento de las Hijas de la Divina Pastora, desde donde se iniciaba cada noche de Miércoles Santo, la Procesión de traslado hasta el Templo Parroquial.

Desde que fuera reconstruida la imagen Titular, hasta el 2 de marzo de 1946 que fuera bendecido el Altar donde sería expuesta al culto en la Parroquia, la Virgen de la Soledad permaneció en la casa particular de Dña. Amparo Navarro Rico, quien, además de donar algunas joyas para  engarzarlas en la Corona, se hizo cargo junto a su hermano Francisco, de los gastos originados por las obras realizadas en el Altar.

Un año más tarde, en 1947, la Virgen de la Soledad procesionó radiante, portada a hombros por 12 costaleros, sobre unas nuevas andas bañadas en plata. Unas andas que posteriormente en 1951, se transformaron en carroza, al incorporarla a la base superior de una calesa adquirida un 8 de febrero en alicante por 1040 pesetas, y convertida en carroza procesional gracias al trabajo realizado por : Francisco Martínez, Enrique Corbí Marín, Juan Pina, Manuel López  y José Peñataro.
La reconversión de la calesa en carroza finaliza en julio de ese mismo año, ascendiendo el coste final a 11.388 pesetas, de las que 1.080, fueron donadas por José Bernabé Vidal, Silvestre Molera Brotóns, Jesús Grán Amorós, Amparo Navarro Rico, Evaristo Sogorb Corbí, Enrique Mira Esteve e Isidro Gran Amorós. 
En la actualidad las viejas andas fueron restauradas hace unos años y se encuentran a disposición de la Cofradía para poder ser usadas de nuevo. Y la calesa reconvertida en carroza, descansa en la iglesia del exconvento, desde que tras 52 años de servicio a la Cofradía, fuera sustituida en el año 2003 por el actual trono procesional.

En 1967 Joaquín Palomares, tras 24 años como Hermano Mayor de la Cofradía, anunció su deseo de dar paso a una nueva generación de cofrades. Tras ser sometido a votación resultó elegido nuevo Hermano Mayor Silvestre Molera y Vicente Grán como encargado de la administración.

Por aquellos años la cuota anual que abonaban los cofrades era de tan solo 24 pesetas.

Hace ahora 50 años, en 1968, se forma, fruto del esfuerzo de Conchita Molera (quien fuera la primera presidenta), junto a Asunción Palomares, Juanita Barberá, Reme Molera y Antoñita Pérez, la Cofradía de las mujeres ataviadas con la siempre elegante y españolísima mantilla. Convirtiéndose en la primera Cofradía de Monóvar que propició que la mujer se integrara en los desfiles procesionales, aportando con delicadeza y distinción, tanta armonía y elegancia a la procesión.

En 1983 y a iniciativas de la Junta Directiva, se incorpora al traje procesional “la capa”, que con las vueltas en raso blanco y la insignia mariana bordada en el lateral, realzan mucho más la túnica negra.

En la Semana Santa de 1989, se celebra este año el 30 aniversario, la Cofradía volvió a dar un paso más, al procesionar por primera vez con su propia Banda de Tambores. Hasta entonces era la Banda de Música “La Artística” quien cerraba el Paso, al no disponer éste de Banda propia.
Santiago Molera, Mario Rodriguez y Carlos Verdú fueron los cofrades fundadores, y Ernesto Verdú, José Miguel Rico, José Antonio Llobell, Samuel González y Enrique Navarro, quienes fueron cogiendo, con el tiempo, las riendas de las Bandas de Tambores. Desde el año 2006, la Banda de tambores procesiona con su propio Estandarte donado a la Cofradía por Alícia Pérez.

El 10 de noviembre de 1993 y tras 26 años al frente de la Cofradía, Silvestre Molera dejo su cargo de Hermano Mayor, y de nuevo se procedió a votación, saliendo elegido nuevo Hermano Mayor Presidente, mi mentor, Lino Palomares. A quien le debo prácticamente toda mi formación cofrade, y quien me animó a recoger el testigo de su presidencia. Gracias Lino, por toda la experiencia y conocimientos que me has transmitido todos estos años. 

Perdonad que me haya salido un poco del guión pero, esto tenía que decirlo.

Finalizada la Semana Santa de 2002, un grupo de jóvenes cofrades se reunieron con el Hermano Mayor y con los miembros que formaban su Junta Directiva; Francisco Verdú y Pepe Amat, exponiéndoles el deseo de sustituir la carroza, por un nuevo trono, que fuera portado a hombros por los mismos cofrades.

El sábado 20 de marzo de 2004, en el transcurso de una Misa oficiada en la Parroquia, en honor a la Cofradía, fue bendecido el nuevo trono, siendo portado a hombros esa Semana Santa por 36 costaleros.
Desde entonces Joaquín Corbí, Enrique Vidal, Matías Corbí, Antonio Díaz, José Antonio Carbonell y Borja Calpe, fueron los encargados de guiar ese Altar ambulante. Aprovecho la ocasión para anunciar que este año, por primera vez una mujer (Ángela Poveda) se unirá a la cuadrilla de capataces encargados de guiar el trono de la “Soledad” por las calles de esta ciudad, y que en esta ocasión, cumplirá 15 años, al igual que el número de ejemplares de la revista anual que edita la Cofradía.

Y cuya primera entrega trató de reflejar el esfuerzo realizado por todos los miembros de la Cofradía, para que la Virgen de la Soledad pudiera renovar su carroza por un nuevo trono procesional. Desde entonces hasta nuestros días, esta publicación ha tratado de acercar la actualidad cofrade a todos sus miembros, haciéndoles participes de la misma.

El 27 de enero de 2008, se cumplen precisamente hoy 10 años, se presentó la página web oficial de la Cofradía. Desde entonces a través de ella las actividades, la historia y la actualidad cofrade, llegan a la velocidad de la luz, a cualquier rincón del mundo. Cabe recordar que en 2013, 5 años después de su puesta en funcionamiento, fue reconocida por el diario ABC como la octava Cofradía más conocida, solicitada y visitada de España a través de internet. Sirvan como muestra las casi 95.000 visitas recibidas hasta la fecha.

Sobre estos últimos 10 años, no voy a hacer ninguna valoración. Mi participación activa como miembro de la Junta Directiva estos años, no me convierten en la persona más idónea para dar una opinión neutral, acerca de los acontecimientos vividos en esta última década. Dejemos correr el tiempo y que sean otras generaciones quienes valoren  nuestro pasado y presente más reciente.

Creedme si os digo que relatar la biografía de nuestra Cofradía me ha resultando emocionante y conmovedora, Porque esta historia es una historia de amor y milagro, de compromiso y servicio, de entrega y generosidad.

Me siento orgulloso al poder hablar de tantas mujeres y hombres, monoveros de bien. Porque sin apenas darse cuenta, ellos y ellas han sido también pregoneros de la Virgen de la Soledad. Que afortunada la Cofradía al caer en manos de personas con tan profunda convicción cofrade. A muchos de ellos les hemos puesto nombres y apellidos, pero hay centenares de cofrades más, cuyos nombres no han trascendido, pese a que en sus corazones cultivaron y cultivan el interés, entrega y amor a esta Cofradía.

Jesús dejó dicho “por sus obras los conoceréis”, esta frase usada con relativa frecuencia, tiene su fuente en el Evangelio…  y pretende darnos un criterio que nos ayude a distinguir entre los verdaderos y los falsos profetas… Entre los verdaderos discípulos de Jesús y quienes no lo son.

Puede que esta noche nos ayude, a través de sus buenas obras, a  conocer o reconocer a algunos de ellos. Cuanta gente honrada y cuanto apostolado cofrade han quedado concentrados en esta breve cronología.

Y después de este recorrido en la historia y en el tiempo llegamos al presente, a nuestro día a día. En apenas dos semanas entraremos en el periodo litúrgico de preparación de la Pascua de Resurrección, La Cuaresma, y Monóvar, la muy noble, fiel e ilustre cuidad se prepara.
Mientras un nuevo ejemplar de la revista Cruz de Guía cuenta los días que restan para su presentación, se inician o intensifican los ensayos de costaleros y bandas de tambores.

En unos días rememoraremos la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

Y ahí estarán un año más los cofrades de Nuestra Señora de la Soledad, inundando de silencio y devoción nuestras calles. Ya queda menos para que esta Iglesia Parroquial se convierta en museo, donde admirar la belleza de nuestras Sagradas Imágenes sobre sus monumentales tronos procesionales.

En los últimos 75 años, nuestra Cofradía ha participado con humildad y respeto en la recreación más importante de la historia que Jesús nos dejó en su pasión. Una pasión evangelizadora que este año volverá a ser una sintonía perfecta entre una ciudad, sus cofrades y quienes decidan dejarse guiar por el camino de la fe. Nuestras Imágenes, verdaderas obras de arte sobre sus tronos recubiertos de oro o plata, hablarán por si solas. Sin palabras explicarán todo lo que hicieron con Él y el sufrimiento de su Madre. Él se enfrentó a la muerte. Lo despreciaron, lo rechazaron y lo traicionaron; fue sacrificado, muerto y sepultado pero…, y aquí está el motivo de nuestra Fe, resucitó cumpliendo así su promesa, de que al final del camino está Dios. 

Afortunadamente en estos últimos años las Cofradías se han convertido en escuelas de convivencia cofrade, siendo un eslabón más en esa labor pastoral, caritativa y social que nos invita a hablar de Dios y de su Santa Madre. Y aunque queda un largo y laborioso camino por recorrer, durante las actividades organizadas a lo largo del año, los cofrades reciben una formación basada en la amistad y la hermandad.

Así, los cofrades que procesionen esta Semana Santa habrán elegido libremente vivir la fe en comunión con otros hermanos. Y unidos por el Espíritu de Dios oraremos juntos, porque… todo nuestro trabajo, todo nuestro esfuerzo y todo nuestro tiempo, tantas veces robado al descanso, están plenamente dedicados a Jesús y María, con el deseo de encontrar la gloria y alabanza del Señor.

La Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, además de ser un pilar fundamental en el que sostener la fe popular, desea fortalecer el vínculo con la Iglesia que Dios nos confía, y ser esa puerta de entrada para muchos jóvenes. Ese camino evangelizador que propicie que hombres, mujeres y niños, descubran la presencia de Dios vivo en el prójimo. Solo unidos por los principios de la fe y el amor desnudaremos nuestras almas y abriremos nuestro corazón, liberando el generoso caudal de sentimientos que poseemos.

Hoy estamos aquí reunidos celebrando el 75 aniversario fundacional de la Cofradía, pero aún nos quedan muchas asignaturas pendientes. Y humildemente me atrevo a haceros un encargo… Aprendamos a ser mejores cristianos, dejemos de ser cofrades a tiempo parcial, preguntémonos cómo podemos ser verdaderos cofrades y qué nos pide el Señor por haber decidido serlo. Acompañemos durante el resto del año a nuestra Sagrada Titular en su hornacina. Recemos pidiendo su intercesión, para que Dios nos de fuerzas y sigamos trabajando unidos por una Cofradía más cercana y generosa con los pobres y necesitados. A veces esta tarea puede resultar más sencilla de lo que imaginamos. Sería suficiente dedicar un 5% de nuestro tiempo libre, para cambiar el 100% la vida de alguien a quien el destino no se lo ha puesto fácil.
Dice el dicho que para ser honrado no hace falta ser cristiano, pero para ser cristiano si hace falta ser buena persona. Encendamos en nuestro interior la luz del compromiso y guiados por la Virgen de la Soledad seamos apóstoles de Cristo con entrega y entusiasmo.

Tenemos por delante una hermosa misión, salgamos al encuentro de amigos, jóvenes y mayores, fomentando el espíritu de colaboración y participación. Atendamos las directrices de nuestro Director Espiritual y en consonancia con las actividades parroquiales, compartamos la gozosa experiencia de pertenecer a esta Cofradía, que sigue y seguirá viva, aportando luz, incluso en la oscuridad, a quienes busquen a ciegas.
Para orgullo nuestro y de quienes nos precedieron, esta septuagenaria Cofradía atesora una rica trayectoria, en nuestras manos esta cuidarla y entregarla a las generaciones venideras en perfecto estado de revista.

Llegado este momento, quiero proponeros un ejercicio de contemplación, observad a nuestra Santa Madre de la Soledad. Dirigid a Ella vuestras miradas, y recoged de la suya, la ternura y el amor que entregó por su Hijo y sigue derrochando por nosotros. Dejad que sea Ella quien os hable y os diga que espera de vosotros. Dejaos emocionar y contagiar con su paz. 

A Ella le ruego cada día, que ordene nuestras vidas según su voluntad, para que, como piedras vivas de la iglesia, podamos ofrecer en abundancia frutos de buenas obras.
Para terminar, quiero compartir unas letras de un escritor Neoyorkino, que causaron tanta admiración a la Madre Teresa, que tras leerlas, las colgó en una de las paredes de un hogar para niños que sus misioneras tienen en Calcuta.

Dice así:
Si haces el bien, habrá quien se ría de ti o piense que lo haces por interés
De todas maneras, haz el bien.
Si trabajas por superarte, ganarás falsos amigos y verdaderos enemigos.
De todas maneras, trabaja por superarte.
Si eres persona honesta y sincera, algunos se aprovecharán de ti.
De todas maneras, sé honesto y sincero.
Muchos favores que hagas no te serán recompensados.
De todas maneras, hazlos.
La gente necesita ayuda, pero si ayudas, algunos se aprovecharán de ti
De todas maneras, ayuda.
Si dices que rezas, te dirán que la oración no cambia el mundo.
De todas maneras, sigue rezando.
Una sonrisa no soluciona el mal del mundo
De todas maneras, sonríe

Que estas palabras nos inspiren también a nosotros, como buenos cristianos y cofrades; a amar, a construir, a ayudar… de todas maneras.

Acabo este Pregón Conmemorativo, recordando a aquellos hermanos y hermanas cofrades a los que ahora no podemos ver, pero que con el beneplácito del Dios Padre, están hoy aquí, entre nosotros, reviviendo y compartiendo con emoción momentos entrañables, y fortaleciéndonos para continuar proclamando la fe, desde la humildad y la caridad.

Muchas gracias a todos los presentes por dejaros impregnar el corazón, con la vida, esencia y valores de esta Cofradía.
Buenas noches.

 Pronunciado por el Presidente de la Cofradía, Francisco Jaén
Iglesia Parroquial de San Juan Bautista de Monóvar.

27 de enero de 2018

Para ver el Pregón pincha sobre la foto

 



 
  Desde su creación, 97303 visitantes han entrado en la Web  
 
Otras fechas --- Volver arriba --- Horario Misas


nació el 27 de Enero de 2008.

Copyright ©  2007-2018, Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, Monóvar. Todos los derechos reservados   Aviso Legal