Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, Monóvar - Semana Santa 2017


   
  Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, Monóvar
  Semana Santa 2017
 
Crónica Semana Santa 2017

Tras la salida en procesión de la Cofradía de Ntra. Sra. de los Dolores, el Estandarte de la Cofradía y la Banda Infantil de Tambores, abrían el paso de la segunda Cofradía en la noche del miércoles. Por primera vez una Banda Infantil hacía sonar sus instrumentos de percusión, dejando en el aire sonidos cargados de emoción, ilusión y esfuerzo. Tras ellos recorrieron el pasillo central del templo parroquial los cofrades y mantillas de la Soledad, dispuestos a acompañar a la Virgen, a iluminar su camino procesional, a ser sus apóstoles en este Miércoles Santo de 2017.

Antes de salir el trono de la Soledad, los miembros de la banda de tambores se preparaban para anunciar algo grande, el paso de la Virgen de la Soledad por las calles de la cuidad. El sonido de sus tambores entonaron un himno de gratitud hacia Ella, que los eligió y los elevó a la categoría de buenos amigos y compañeros.

El trono con la imagen de Nuestra Señora de la Soledad se aproximó al dintel del templo, portado por un selecto y privilegiado equipo de costaleros que, pese a tener por delante horas de sufrimiento y dolor, sintieron una alegría interior y exterior. En lo más profundo del alma del costalero, existió la creencia que portar a la Soledad, es caminar con Ella predicando, nunca en nombre propio, sino en su Nombre y el su Hijo. El capataz del trono, a golpe de campana indicó a la cuadrilla de costaleros el inicio del recorrido procesional.

Mientras parte del público presente musitaba una oración al paso de la Soledad, otros guardaron silencio al ver su rostro. En sus lágrimas se condensa el sufrimiento de muchos amigos y conocidos, que padecen en sus propias carnes la soledad, el dolor y el abandono. Una Virgen de la Soledad que salió portando en sus manos la corona de espinas; cuántas espinas sorteamos cada día de la vida y de nuestra existencia.

Las camareras de la Virgen caminaron tras el trono plateado, en el trayecto fueron meditando su labor como “la historia de una noble lealtad entre la Madre de Dios y ellas”. En su respetuoso silencio, proclamaron con entusiasmo, que merece la pena estar con Ella, seguirla, imitarla y amarla.

Cerrando el cortejo procesional, y dispuestos a mantener siempre encendida la antorcha de la fe y las buenas obras, caminaron las mujeres ataviadas con mantilla y la Presidencia de la Procesión e invitados.

En un punto del recorrido procesional se oyó la expresión del lamento hecho oración ante nuestra imagen, con la cadencia de un grito y la queja del flamenco. La saeta que le dedicó a la Virgen de la Soledad Consuelito Silvestre, es la expresión de una cofrade que deja en el aire su canto, con un sentimiento que eleva su sentido hacia el cielo.

Antes de terminar el recorrido procesional, ambas Cofradías coincidieron en la Plaza de la Sala, para reafirmar un año más, la Confraternización entre ambas. Una vez fusionados los cofrades y las Bandas de Tambores de las dos Cofradías, el numerosísimo público presente asistió a uno de los momentos más esperados de la noche, el “encuentro” entre las Titulares de ambas Cofradías, tras el cual, se produjo un minuto de absoluto silencio. Fue precisamente el mutismo de los centenares de personas que abarrotaban la plaza y arropaban esa noche de Miércoles Santo, el que sirvió para descubrirnos que la ausencia de palabras, puede expresar la grandeza de la vida.

                                                 Francisco Jaén    


 
  Desde su creación, 94403 visitantes han entrado en la Web  
 
Otras fechas --- Volver arriba --- Horario Misas


nació el 27 de Enero de 2008.

Copyright ©  2007-2017, Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, Monóvar. Todos los derechos reservados   Aviso Legal